¿Alguna vez te has sentido manipulado?

In Articulo Mensual by Psic. Tere García A.Leave a Comment

¿Alguna vez te has sentido manipulado?
“Trabajar la propia asertividad es indispensable para hacer valer los propios intereses con dignidad”
Robin Stern

He decidido escribir al respecto ya que en muchas ocasiones he recibido pacientes con una serie de confusiones sobre su estado mental y emocional, donde justifican algunas conductas de las personas en su entorno a costa de su estabilidad emocional, claro! Esto en total inconsciencia, puesto que han sido presos de una persona o personas que manejan el arte de la manipulación de manera magistral.
Vamos a comenzar por definir que es MANIPULACION. Es la acción y efecto de manipular ( operar con las manos o con algún instrumento para intervenir con medios hábiles para distorsionar la realidad al servicio de intereses particulares). En este sentido, lo que hacen es ofrecer información sesgada de un acontecimiento concreto con una clara intencionalidad, la de poder favorecer a sus fines.
MANIPULACION EMOCIONAL.. Es una forma de manipulación utilizada para hacer que la víctima dude se su propio criterio. A este tipo de abuso emocional tan sutil se le conoce con el nombre de Gaslighting.
Cuando llega una pareja a consulta y en plena sesión comienza a decirle uno al otro “ eso nunca paso”, “ ella está loca”, “ eres muy sensible” “ yo estaba solo bromeando”, “ estás haciendo una tormenta en un vaso de agua-“, “ estas delirando”, “ eres exagerado” ; inmediatamente comienzo a tomar nota de que puede ser que estén usando la técnica de “Gaslighting para confundir al otro de los cónyuges.
Esta técnica es un patrón de abuso emocional en la que la víctima es manipulada para que llegue a dudar de su propia percepción, juicio o memoria. Esto hace que la persona se sienta ansiosa, confundida o incluso depresiva.
Este término no tiene traducción en español y viene de la película clásica de Hollywood llamada “Gaslight” –Hacer luz de gas- (película donde la trama estriba en que el marido hace parecer loca a la esposa para robarle su fortuna. Le hace creer que ella olvida cosas y pierde objetos, provocándole un grado de ansiedad y depresión terribles, amenazándola con medicarla e incluso internarla; hasta que un inspector descubre las obscuras intenciones del marido y desenmascara al ladón y la protagonista recupera su estabilidad emocional y por supuesto su fortuna)
Aunque ésta película nos presenta un caso extremo, esta técnica es muy utilizada consciente e inconsciente en las relaciones .Este tipo de manipulación es muy sutil pero peligrosa ya que lleva a continuar relaciones toxicas, a creer que realmente hay algo malo en nosotros, a ser inseguros y a depender de la opinión de otros.

HAY 10 SEÑALES PARA SABER SI ESTAMOS SIENDO” GASLIGHTEADOS” ;de acuerdo al libro The Gaslighting effects de Robin Stern

1. Te cuestionas tus ideas y acciones constantemente
2. Te preguntas si eres demasiado sensible muchas veces al dia
3. Siempre te estas disculpando: a tus padres, a la pareja, al jefe
4. Te preguntas porque no eres feliz, si aparentemente todo esta bien en tu vida
5. Constantemente ofreces excusas a tus familiares y amigos por el comportamiento de tu pareja
6. Te ves a ti mismo reteniendo u ocultando información para no tener que explicar o dar excusas a parejas o amigos
7. Empiezas a mentir para evitar que te cambien de realidad
8. Te cuesta tomar decisiones, incluso aquellas simples
9. Sientes que no puedes hacer nada bien
10. Te preguntas si estas siendo lo suficientemente buena hija/amiga/empleada/novia (o) constantemente

¿QUE PUEDES HACER?

1. Confía en tu intuición. Si sientes que algo no está bien, ponle atención a eso y examina y evalúa que partes no encajan, no cuadran. A la hora de analizar las propias vivencias, nuestra experiencia cuenta más que la del resto. Recuerda que lel especialista en ti, eres tú mismo
2. No busques la aprobación Resiste la tentación de convencer al otro para obtener la aprobación , en vez de eso puedes decir “Estamos en desacuerdo” o “Pensé en lo que me dijiste pero no lo siento verdad para mi “ o “ Escucho lo que dices, pero mi realidad es muy distinta a la tuya”
3. Recuerda tu soberanía sobre los propios pensamientos. Recuerda que las emociones no son buenas ni malas y nadie puede decirte si lo que sientes es cierto o no. Tus sentimientos no se someten a votación. No te disculpes por sentir, lo que si debes evitar es agredir, manipular o dañar.
4. Se consciente de tus valores. ¿Porque valores quieres que te recuerden? Crea una lista de valores personales. Por ejemplo: “ Ser generoso/compasivo”, “Tener la mente abierta”,” Pasar tiempo de calidad con mis seres queridos” , “ Viajar y conocer nuevas culturas”, “Mantener mi espiritualidad” Eso te ayudara a mantenerte centrado y saber también que valoras de los demás. Los valores son nuestra brújula. No la perdamos!
5. Mantén tus límites personales. Si alguien los traspasa, hazlo saber y plantea una consecuencia. Por ejemplo, si te gritan o abusan de ti verbalmente, puedes decir “no me siento comodo con lo que dijiste, me parece una falta de respeto y NO quiero dejarlo pasar “Mantente firme!.
Si se repite, hazlo saber de nuevo y dependiendo de la relación busca una comunicación sincera donde ambos se escuchen y se comprometan a no volverlo hacer y si aun así continua “gaslighteandote” , dosifica las visitas familiares o amigos o de plano aléjate! Trabajar la propia asertividad es indispensable para hacer valer los propios intereses con dignidad.
Mis pacientes me comentan como esquivar a la gente toxica y yo les digo” no podemos mandar alfombrar el mundo entero para que no te incomoden… es más fácil que pulamos tus zapatillas para que aprendas a pisar por donde la vida te ponga: pasto, piedra, arena, rocas, lodo, etc.
La gente toxica es algo con lo que nos toca lidiar a todos en algún momento de la vida. Puedes encontrarte con narcisistas, mentirosos compulsivos o manipuladores, solo por mencionar algunos.
El problema con la gente toxica es que incluso si deseas evitarla, siempre encuentra la forma de meterse en ti vida ya que sus acciones nacen de la necesidad de pertenecer a algún grupo. Por suerte existen algunas alternativas que usan las personas inteligentes para evitarlas:
1. No les prestes atención. Lo que desean es sentirse importantes. Si la persona toxica ha acaparado una conversación, cambia el tema y da oportunidad a que otro hablen. Lo más seguro es que busque atraer la conversación donde se sienta segura. Con el tiempo se alejara completamente cuando vea que no le dan la atención que busca.
2. No le digas tus secretos. La gente toxica no tendrá ningún problema en divulgarlos. A veces es complicado indentificar a estas personas, porque suelen parecer de confianza y amables. Pero hay señales que te ayudaran:
a. Hablan mal de los demás
b. Siempre comentan los secretos que les has confiado
c. Buscan que confíes en ellos cuando los conoces
d. Cuando haces un comentario negativo sobre alguien más, van y se lo dicen a esa persona
El mejor antídoto para los amantes de los rumores es NO decirles nada. Simplemente vive tu vida sin invitarlos. Si se han colado en tu círculo social, mantén la distancia.