¿Cómo afecta la tv , el celular y la tablet a los niños pequeños?

In Articulo Mensual by Psic. Tere García A.Leave a Comment

No cabe duda que nuestros hijos son nativos digitales. Manejan dispositivos electrónicos con sus pequeños deditos incluso antes de empezar a andar, y muchos se cuestionan si un acercamientos tan precoz a las pantallas es adecuado. Entre quienes creen que no lo es, está uno de los principales fabricantes de tecnologías del mundo, Taiwán, que ha prohibido el uso de tablets y móviles a los menores de dos años por los daños irreversibles que pueden ocasionar a la retina.

Pero no sólo es cuestión de daño a la vista. También se cree que los móviles y las tablets podrían estar afectando negativamente al desarrollo social y emocional de nuestros hijos, ya que cuanto más pasan metidos en las pantalla menos interactúan con su entorno.

El uso de las nuevas tecnologías va aumentando con la edad. El 72 % de los menores de 8 años las utilizan cada día y al alcanzar la edad de entre 10 y 15 años ya el 90 % de los niños las utilizan.

La tecnología no es mala, no podemos negar que nacieron en esta era y crecerán rodeados de ella. No pueden (ni queremos) que se quedan afuera. Es positivo que los niños aprendan a utilizar tablets y móviles desde que son pequeños, pero todo en su justa medida y con el control adecuado, gestionando su uso para que no sean abducidos por la pantalla.

La clave está en un uso razonable, en acompañarlos, utilizar la tecnología para compartir tiempo con ellos y controlar lo que hacen cuando están allí metidos, no que se convierta en un chupete electrónico que los mantenga entretenidos para que no molesten.

Los tiempos han cambiado mucho desde que éramos pequeños, cuando nuestro ocio se basaba en salir a la calle a jugar, o al parque con otros niños.

En el pasado, la mayoría de las casas tenían una sola  tele para disfrutar en  familia, lo cual permitía más acercamiento entre los miembros y se echaba mano de este medio de entretenimiento  en tiempos muy puntuales.

Hoy hay pantallas por todas partes y la mayoría de niños y niñas pueden ver la tele en cualquier momento del día (porque emiten dibujos a todas horas), tienen acceso al móvil de sus padres e incluso reciben como regalo una Tablet para jugar y consumir medios a demanda, y aunque esto puede ser positivo en muchos aspectos, puede ser peligroso en muchos otros, porque un exceso o desequilibrio en el tiempo dedicado puede afectar seriamente el desarrollo de un niño.

El abuso de celulares, tv y tablets afecta el desarrollo psicomotor, social y emocional de los niños

 Por esta razón, la Academia Americana de Pediatría ha publicado desde 2016  las recomendaciones para padres y madres en lo que al uso de pantallas y medios se refiere.

A MAS PANTALLAS, MENOS TIEMPOS PARA OTRAS COSAS

 Lo que se está viendo desde hace un tiempo es que en algunos casos el consumo de medios es tal, que está afectando negativamente al desarrollo psicomotor de los niños, y también al desarrollo social y emocional. Al moverse menos, al jugar menos, al utilizar menos el cuerpo, al relacionarse menos con otros niños y adultos y hablar también menos, muchos niños de ahora tienen carencias que de otro modo no tendrían.

Esto les afecta a la hora de hablar y escuchar, de aprender del mundo y de la vida, e incluso a la hora de dormir, porque los niños que hacen ejercicio, que salen al exterior y que pueden desarrollar su creatividad e imaginación con el juego libre descansan mejor por las noches.

Esto quiere decir en pocas palabras, en los casos más exagerados, hay niños que están creciendo inadaptados al mundo en el que viven. Por eso la AAP está haciendo una llamada a la RESPONSABILIDAD POR PARTE DE LOS PADRES, para que actúen de controladores y mediadores entre los contenidos, el tiempo y los niños.

La  Academia Americana de Pediatría recomienda lo siguiente:

Nada de pantallas antes de los 18 meses

 Con el fin de promover una relación sana con el medio y con las motivaciones intrínsecas de los bebés, la AAP establece la recomendación de evitar todo lo que se pueda la exposición de los bebés de hasta 18 meses a las pantallas. Sí aceptan, o sí consideran que puede haber ese contacto, si se da a través de videochats.

Es decir, si es para comunicarse con familiares o amigos, no consideran que sea negativo que los bebés de hasta 18 meses estén un rato delante de las pantallas, para el resto de situaciones, SI.

Es importante considerar contenido de alta calidad entre los 18 y 24 meses

Una vez que los niños pasan del año y medio de edad se considera que para aquellos padres que quieran introducir contenido digital a sus hijos (porque no es necesario hacerlo en realidad) la recomendación es que el contenido sea de alta calidad, tanto a nivel de contenidos como de juegos, y que sea siempre en compañía de los padres para ayudarlos a entender lo que están viendo.

Contenidos de alta calidad no más de una hora entre los 2 y 5 años

Pasada la barrera de los dos años, y hasta los cinco, se debe limitar el uso de los medios a una hora al día, y los contenidos tienen que ser de alta calidad. De nuevo, los padres tienen que acompañar a los hijos para ayudarlos a entender lo que están viendo y aplicarlo con sensatez al mundo que les rodea.

Es muy “cómodo” permitir que un niño vea la tele o videojuegos por horas para que “no de lata”, “para que coma”, “para que se desestrese” pero esto a la larga va a cobrar una factura social, psicomotora y emocional al niño de manera severa y a los padres muchas horas de angustia y preocupación.

Debemos buscar alternativas para que el niño desarrolle su creatividad y su tolerancia a la frustración; pues desafortunadamente me ha tocado presenciar como los padres sucumben a los berrinches del niño por obtener el celular o Tablet y al final se genera un sentimiento de culpa e impotencia por parte de los padres y todo mundo pierde.

Muchas veces el niño manifiesta “estar aburrido” y los padres ni son mimos, ni payasitos de circo para entretener al niño. Esta es la vida… a veces aburrida a veces muy dinámica; pero de nuestra búsqueda personal y nuestra creatividad depende que no “nos aburramos”; hay que exhortar al niño a que busque alternativas de entretenimiento. Cuando el niño se encuentra en un momento de “aburrimiento” abrirá la puerta de la creatividad y también comprenderá que hasta no hacer nada y estar en silencio es hacer… momentos que pueden ser de acercamiento afectivo  o de auto-conocimiento y esa es la gran meta de los padres. Actuar con templanza, amor y determinación para transmitir eso a sus hijos; ATERRIZARLOS EN LA REALIDAD, no en un mundo virtual.

A partir de los 6 años: equilibrio y sentido común

A partir de los 6 años se considera que lo que hay que buscar es el equilibrio del juego con medios digitales y el consumo de programas dentro de la vida diaria de los niños. Que haya unos límites coherentes tanto en el tiempo que pasan delante de las pantallas como en el tipo de contenido que usan, sin que pueda afectar al sueño, a la actividad física y a su modo de comunicarse con otros niños y adultos.

Además, se sugiere que se asignen horarios totalmente libres de contenido mediático, como la hora de comer, un rato antes de ir a dormir (puede afectar a su capacidad de conseguir un sueño tranquilo) o mientras estén haciendo otras actividades (si están pintando, dibujando, jugando… apagar la televisión de fondo), así como tener zonas libres de pantallas en la casa, como las habitaciones.

Vivimos en la era de las pantallas y no podemos decir que sean malas de por sí porque son una ventana a la comunicación y al presente y el futuro, pero la vida real no es lo que pasa ahí dentro, sino lo que sucede en el entorno físico de un niño. Es por eso que debemos promover que antes de conocer en profundidad lo que se cuece allí dentro, antes de verse absorbido por ellas, conozca lo que sucede en su mundo, en el día a día, que aprenda a vivir, a ser autónomo, a tener respeto por los demás, habilidades sociales y físicas y que, en definitiva, tenga tiempo para ser un niño.

Esto me lleva a la conclusión que como son los padres, así serán los hijos. Si el niño ve a su madre o padre constantemente con el celular o el control de la tele en la mano, eso aprenderá, ¡ténganlo por seguro!

El ejemplo de los padres arrasa en la educación de un pequeño y si este ve a su padre con un libro en las manos, si lo ve acomedirse con su madre, con actos de bondad y consideración, el de igual forma lo hará, él lo imitará en todo lo bueno y lo  no tan bueno. Para un niño los padres son sus ídolos y ahí estriba la clave de que el manejo de estos medios sea marcado por los mismos.

 

¿Ustedes cómo están gestionando el uso de tv,  tablets y móviles con sus hijos?